Oferta Educativa Primaria

< OFERTA EDUCATIVA

GENERALIDADES

La Educación Primaria comprende seis años académicos que se cursarán ordinariamente entre los seis y los doce años de edad.
​Los alumnos se podrán incorporar al primer curso de Educación Primaria siempre que cumplan los seis años de edad en el año natural en que comienza el curso escolar.
La Educación Primaria será impartida por maestros que tendrán competencia docente en todas las áreas y en las tutorías de los alumnos. La enseñanza de la materia de Música, Educación Física, Inglés y Religión, y otras que se determinen, serán impartidas también por maestros con las especialidades correspondientes.

FINALIDAD

La finalidad de la Educación Primaria es proporcionar a todos los alumnos una educación que permita afianzar su desarrollo personal y su propio bienestar, adquirir las habilidades culturales básicas relativas a la expresión y comprensión oral, a la lectura, a la escritura y al cálculo, así como desarrollar las habilidades sociales, los hábitos de trabajo y estudio, el sentido artístico, la creatividad y la afectividad.

OBJETIVOS

La ​Educación Primaria contribuirá a desarrollar en los niños y las niñas las siguientes capacidades​:

· ​Conocer y apreciar los valores y las normas de convivencia, aprender a obrar de acuerdo con ellas, prepararse para el ejercicio activo de la ciudadanía y respetar los derechos humanos, así como el pluralismo propio de una sociedad democrática.

· ​Desarrollar hábitos de trabajo individual y de equipo, de esfuerzo y de responsabilidad en el estudio, así como actitudes de confianza en sí mismo, sentido crítico, iniciativa personal, curiosidad, interés y creatividad en el aprendizaje, y espíritu emprendedor.

· ​Adquirir habilidades para la prevención y para la resolución pacífica de conflictos, que les permitan desenvolverse con autonomía en el ámbito familiar y doméstico, así como en los grupos sociales con los que se relacionan.

· ​Conocer, comprender y respetar las diferentes culturas y las diferencias entre las personas, la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres y la no discriminación de personas con discapacidad.

· ​Conocer y utilizar de manera apropiada la lengua castellana y, si la hubiere, la lengua cooficial de la comunidad autónoma, y desarrollar hábitos de lectura.

· ​Adquirir en al menos una lengua extranjera la competencia comunicativa básica que les permita expresar y comprender mensajes sencillos y desenvolverse en situaciones cotidianas.

· ​Desarrollar las competencias matemáticas básicas e iniciarse en la resolución de problemas que requieran la realización de operaciones elementales de cálculo, conocimientos geométricos y estimaciones, así como ser capaces de aplicarlos a las situaciones de su vida cotidiana.

· ​Conocer los aspectos fundamentales de las Ciencias de la Naturaleza, las Ciencias Sociales, la Geografía, la Historia y la Cultura.

· ​Iniciarse en la utilización, para el aprendizaje, de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, desarrollando un espíritu crítico ante los mensajes que reciben y elaboran. · ​Utilizar diferentes representaciones y expresiones artísticas e iniciarse en la construcción de propuestas visuales y audiovisuales.

​· ​Valorar la higiene y la salud, aceptar el propio cuerpo y el de los otros, respetar las diferencias y utilizar la educación física y el deporte como medios para favorecer el desarrollo personal y social.

· ​Conocer y valorar los animales más próximos al ser humano y adoptar modos de comportamiento que favorezcan su cuidado.

· ​Desarrollar sus capacidades afectivas en todos los ámbitos de la personalidad y en sus relaciones con los demás, así como una actitud contraria a la violencia, a los prejuicios de cualquier tipo y a los estereotipos sexistas.

· ​Fomentar la educación vial y actitudes de respeto que incidan en la prevención de los accidentes de tráfico​.

· ​El Colegio, de acuerdo con su ideario, fomentará la adquisición de valores y hábitos religiosos, por parte del niño, que le lleven a la práctica de una vida cristiana, así como también el fomento de amor y el respeto a España y su Bandera.

ELEMENTOS TRANSVERSALES

Sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las asignaturas de cada etapa, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, el emprendimiento y la educación cívica y constitucional se trabajarán en todas las asignaturas.

Además, la calidad, equidad e inclusión educativa de las personas con discapacidad, así como la igualdad de oportunidades y no discriminación por razón de discapacidad, se fomentará a través de medidas de flexibilización y alternativas metodológicas, adaptaciones curriculares, la accesibilidad universal y el diseño para todos, la atención a la diversidad y todas aquellas medidas que sean necesarias.

Por otro lado, se fomentará el desarrollo de los valores de igualdad entre hombres y mujeres y la prevención de la violencia de género, así como el principio de igualdad de trato y no discriminación por cualquier condición o circunstancia personal o social.
Se fomentará igualmente la prevención y resolución pacífica de conflictos, los valores que sustentan la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, la paz, la democracia, el respeto a los derechos humanos y el rechazo a la violencia terrorista, la pluralidad, el respeto al Estado de derecho, el respeto a la consideración de las víctimas de terrorismo y la prevención del terrorismo y cualquier tipo de violencia.
En cualquier caso, la programación docente deberá comprender la prevención de la violencia de género, de la violencia terrorista y de cualquier forma de violencia, de racismo o xenofobia, incluyendo el estudio del Holocausto judío como hecho histórico. Asimismo, se evitarán los comportamientos y contenidos sexistas y estereotipos que supongan discriminación.

Por otro lado, los currículos de la etapa incluirán elementos relacionados con el desarrollo sostenible y el medio ambiente, los riesgos de explotación y abuso sexual, las situaciones de riesgo derivadas de la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, así como la protección ante emergencias y catástrofes.

De igual modo, se incorporarán elementos curriculares orientados al desarrollo y afianzamiento del espíritu emprendedor, mediante actividades que fomenten aptitudes como la creatividad, la autonomía, la iniciativa, el trabajo en equipo, la confianza en uno mismo y el sentido crítico. Se adoptarán también medidas para que la actividad física y la dieta equilibrada formen parte del comportamiento infantil.

Finalmente, la educación y la seguridad vial se incluirán en el desarrollo de los currículos, promoviendo acciones para la mejora de la convivencia y la prevención de los accidentes de tráfico, con el fin de que el alumnado conozca sus derechos y deberes como usuario de las vías, favoreciendo así la convivencia, la tolerancia, la prudencia, el autocontrol, el diálogo y la empatía con actuaciones adecuadas tendentes a evitar los accidentes de tráfico y sus secuelas.

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

En esta etapa se pondrá especial énfasis en la atención a la diversidad del alumnado, en la atención individualizada, en la prevención de las dificultades de aprendizaje y en la puesta en práctica de mecanismos de refuerzo tan pronto como se detecten estas dificultades.
Se prestará especial atención durante la etapa a la atención personalizada de los alumnos y alumnas, a la realización de diagnósticos precoces y al establecimiento de mecanismos de refuerzo para lograr el éxito escolar.
La intervención educativa debe contemplar como principio la diversidad del alumnado, entendiendo que de este modo se garantiza el desarrollo de todo él en su conjunto a la vez que una atención personalizada en función de las necesidades individuales.
Los mecanismos de refuerzo que deberán ponerse en práctica tan pronto como se detecten dificultades de aprendizaje podrán ser tanto organizativos como curriculares. Entre otras medidas, podrán considerarse el apoyo en el grupo ordinario, los agrupamientos flexibles o las adaptaciones del currículo.

CONTENIDOS Y COMPETENCIAS CLAVE

Contenidos. Se entiende por​ contenidos el conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias.
Los contenidos se ordenan en asignaturas, que en la Educación Primaria se distribuyen en tres bloques:

Asignaturas troncales

El bloque de asignaturas troncales garantiza los conocimientos y las competencias que permiten adquirir una formación sólida y continuar con aprovechamiento las etapas posteriores en aquellas asignaturas que deben ser comunes a todo el alumnado Se encuentra integrado por las siguientes áreas:

·​ ​Ciencias de la Naturaleza

·​ ​Ciencias Sociales

·​ ​Lengua Castellana y Literatura

·​ ​Matemáticas

·​ ​Primera Lengua Extranjera: Inglés

Asignaturas específicas

Las asignaturas específicas permiten una mayor autonomía a la hora de fijar horarios y contenidos de las asignaturas, así como al conformar la oferta formativa de cada centro. Dentro de este bloque, los alumnos y las alumnas deben cursar las siguientes áreas:

·​ ​Educación Física

·​ ​Religión

· ​En función de la regulación y la oferta educativa que establezca la Administración y, en su caso, los centros docentes, al menos una de las siguientes: ​o​ ​Educación Artística o​ ​Segunda Lengua Extranjera o ​Religión, solo si los padres, madres o tutores legales no la han escogido en el apartado anterior.

Competencias clave. Se entiende por ​competencias clave​, o simplemente competencias, las capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos.

Las competencias se conceptualizan como un «saber hacer que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. De este modo, su desarrollo favorece los procesos propios de aprendizaje  y la motivación por aprender, gracias a la fuerte interrelación que existe entre sus componentes: el concepto se aprende de forma conjunta con el procedimiento de aprender dicho concepto.

Las competencias clave deben estar integradas en las áreas de las propuestas curriculares, y en ellas definirse, explicitarse y desarrollarse suficientemente los resultados de aprendizaje que los alumnos y las alumnas deben conseguir.
Las competencias deben desarrollarse en los ámbitos de la educación formal, no formal e informal a lo largo de la Educación Primaria, la Educación Secundaria Obligatoria y el Bachillerato, y en la educación permanente a lo largo de toda la vida.

Todas las áreas del currículo deben participar, desde su ámbito correspondiente, en el desarrollo de las distintas competencias del alumnado.

La selección de los contenidos y las metodologías debe asegurar el desarrollo de las competencias clave a lo largo de la vida académica. Los ​criterios de evaluación ​deben servir de referencia para valorar lo que el alumnado sabe y sabe hacer en cada área o materia. Estos criterios de evaluación se desglosan en estándares de aprendizaje evaluables.

Para valorar el desarrollo competencial del alumnado, serán estos estándares de aprendizaje evaluables​, como elementos de mayor concreción, observables y medibles, los que, al ponerse en relación con las competencias clave, permitirán graduar el rendimiento o desempeño alcanzado en cada una de ellas.
El conjunto de estándares de aprendizaje evaluables de un área o materia determinada dará lugar a su perfil de área o materia. Dado que los estándares de aprendizaje evaluables se ponen en relación con las competencias, este perfil permitirá identificar aquellas competencias que se desarrollan a través de esa área o materia.

Todas las áreas deben contribuir al desarrollo competencial. El conjunto de estándares de aprendizaje evaluables de las diferentes áreas que se relacionan con una misma competencia da lugar al perfil de esa competencia (perfil de competencia). La elaboración de este perfil facilitará la evaluación competencial del alumnado. En la actualidad, el currículo de Educación Primaria identifica ​siete competencias clave​, esenciales para el bienestar de las sociedades europeas, el crecimiento económico y la innovación, en línea con la Recomendación 2006/962/EC, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006:

1.​ ​Comunicación lingüística.

2.​ ​Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.

3.​ ​Competencia digital.

4.​ ​Aprender a aprender.

5.​ ​Competencias sociales y cívicas.

6.​ ​Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.

7.​ ​Conciencia y expresiones culturales.

Con todo, se persigue la renovación de la práctica docente y los procesos de enseñanza-aprendizaje, promoviendo nuevos enfoques de aprendizaje y evaluación.

EVALUACIÓN Y PROMOCIÓN

La ​evaluación persigue comprobar el grado de adquisición de las competencias y el logro de los objetivos de la etapa educativa. Para tal fin, el currículo básico de la Educación Primaria establece como referentes los ​criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables​, recogidos en el Anexo I y II del Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria.
La evaluación de los procesos de aprendizaje del alumnado tendrá carácter continuo y global y atenderá al progreso del alumno o la alumna en el conjunto de las áreas.

De este modo, cuando dicho progreso no sea el adecuado, se establecerán medidas de refuerzo educativo, dirigidas a garantizar la adquisición de las competencias imprescindibles para continuar el proceso educativo. Los ​resultados de la evaluación ​se expresarán en los siguientes términos: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT), Sobresaliente (SB), considerándose calificación negativa el Insuficiente y positivas todas las demás. El nivel obtenido será indicativo de una progresión y aprendizaje adecuados, o de la conveniencia de la aplicación de programas dirigidos al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo o de otras medidas.

En cualquier caso, además de los aprendizajes del alumnado, los maestros deberán evaluar los procesos de enseñanza y su propia práctica docente, para lo que se establecerán indicadores de logro en las programaciones docentes.
Por otra parte, los centros docentes realizarán una evaluación final a todos los alumnos y las alumnas al finalizar el ​tercer curso ​de Educación Primaria, según dispongan las Administraciones educativas, en la que se comprobará el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades en expresión y comprensión oral y escrita en Lenguas Castellana e Inglés, cálculo y resolución de problemas. De igual modo, realizarán una evaluación final al término de ​sexto curso​, en la que se comprobará el grado de adquisición de la competencia en Comunicación lingüística en Lengua Castellana e Inglés, de la Competencia Matemática y de las Competencias básicas en Ciencia y Tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa.
Promoción
Al finalizar cada uno de los cursos, y como consecuencia del proceso de evaluación, el equipo docente adoptará las decisiones correspondientes sobre la promoción del alumnado, tomando especialmente en consideración la información y el criterio del profesor tutor. Asimismo, se atenderá especialmente a los resultados de las evaluaciones individualizadas tanto de tercer curso de Educación Primaria y como de final de etapa. El alumno o la alumna ​accederá al curso o etapa siguiente ​siempre que se considere que ha logrado los objetivos propuestos y alcanzado el grado de adquisición de las competencias correspondientes. De no ser así, podrá ​repetir una sola vez durante la etapa, con un plan específico de refuerzo o recuperación y apoyo, organizado por el centro docente.

La repetición se considerará una medida de carácter excepcional y se tomará tras haber agotado el resto de medidas ordinarias de refuerzo y apoyo para solventar las dificultades de aprendizaje del alumno.
Con el fin de facilitar la transición desde la Educación Primaria a la Educación Secundaria Obligatoria, se prestará una especial atención a la coordinación entre ambas etapas para salvar las diferencias pedagógicas y organizativas y los desajustes que se puedan producir en el progreso académico del alumnado, para lo que se tendrá en cuenta, entre otros mecanismos, el informe indicativo del nivel obtenido en la evaluación.

 


 

Compartir